Nip/Tuck

El dimarts per la nit van passar per TV3 un nou capítol de la quarta temporada de la polèmica sèrie de dos cirurgians plàstics de Miami: Nip/Tuck. Avui no em dedicaré a explicar perquè penso que és de les millors sèries que s’han fet mai, però si que pretenc explicar una escena que s’hi va poder veure:

Christian Troy, el cirurgià “guapo” –per descriure d’alguna manera l’espectacularitat bellesa d’aquell actor– es presenta una nit tot borratxo al pis de la seva ex, la Kimber –dona amb la que s’havia de casar feia un temps, per tant, d’alguna manera ell se la devia estimar– i després de convèncer-la perquè el deixés entrar al pis mitjançant arguments de l’estil: “vull fer-me la prova per veure si funciona això de la cienciologia” –secta en la qual ella forma part– comencen a establir una conversa i en poca estona es pot veure una escena una mica pujada de to, ja m’enteneu. En tot cas però, fins aquí tot normal: acaben el polvo, es queden estirats al llit i allí és quan ella li comenta que li agradaria passar-se quatre dies sencers dins de l’habitació amb ell i “demanar menjar a domicili”. Ell tot seguit li contesta que ha de marxar, i ella li recorda que encara s’ha de fer la proba de la cienciologia. Ell se’n riu i tot seguit la Kimber li pregunta perquè li havia dit abans que se la faria si en realitat no en tenia cap intenció. Ell se la mira i li diu clarament que “tu ja saps que jo dic el que sigui per un polvo”. Ella, que encara no es podia creure el que estava escoltant, li va preguntar perquè no follava amb “qualsevol altra de les seves putes”. Ell simple i ras i respon: “necessitava follar amb tu perquè em volia sentir l’home més important del món. I això ara com ara, només m’ho dones tu.” Després d’aquesta resposta tant cruel i cínica com sincera, ell marxa del pis i ella es queda plorant al seu llit, encara, amb roba interior.

LA CANÇÓ: Polonaise In A, Op.53 ‘Heroic”, de Frédéric Chopin.

Anuncis

5 thoughts on “Nip/Tuck

  1. A mi també em sembla una gran sèrie, però crec que s’hi estan passant una mica amb el tema del sadisme de’n Troy. Aquesta escena em va fer venir basques i em va deixar fet caldo. Digues-me ximplet, però no m’hi acostumo a la crueltat.
    De tota manera, un 10 per a totes les interpretacions!

  2. Doncs sí, però hem de tenir present que és una sèrie de ficció. No crec que existeixin homes d’aquest tipus.. .O si? Espero que ningú s’hi hagi de trobar, en tot cas.
    Merci pel comentari. He fet una visita al teu bloc i em sembla interessant. Ja hi aniré passant.
    Petons!

  3. 4 curtes paraules en cert moment poden aconseguir un polvo, seguit de llàgrimes. oportunisme i oportunitat coincideixen;
    a vegades, llargues trajectòries troben cops de porta com a resposta i oblit com a medecina.

    injust i cruel, ho pot haver estat tothom.

    un ptó!

    ara em connecto poc pq estic de campus en campus i tot i q duc l’ordinador, poques connexions trobo! vagi b!

  4. Per sapiguer mes sobre Cienciologia, aqui teniu un article que he trobat. Ivan Arjona

    Titol: El revés de la trama y el miedo a lo desconocido en relación a la Congregación de Cienciología.

    Daniel M. Tirapu, Catedrático de Universidad.

    La primera noticia de esta organización me llegaba a través de la detención de uno de sus dirigentes al llegar a España, donde quedó detenido inmediatamente acusado de cargos muy graves, estafa, asociación ilegal, etc. , sin demasiado fundamento, al parecer, a juzgar por la total absolución de todos los cargos.

    Más tarde Motilla en su monografía “Sectas y Derecho” hablaba de esa entidad como de religión moderna, no sectaria, pública y legal en los países donde estaba implantada. Después, la Presidenta de la Congregación me mantuvo informado de sus publicaciones, noticias y demandas ganadas contra psicólogos y psiquiatras que pretendían apartar a algunos de sus miembros mediante una cierta reprogramación mental. El resto de mis noticias han sido variadas y confusas: la pertenencia de algunos destacados actores y actrices del cine mundial, el tema de un cierto elitismo o religión para ricos, control mental en sus miembros (cualquier empresa mercantil o ideológica controla en la medida que puede a sus empleados, a través recursos humanos, trabajo equipo, identificación con los fines de la empresa, etc). Por otra parte, colegas del Derecho Eclesiástico, que habían viajado invitados por la Congregación a ciudades americanas, para conocer más a fondo la organización, nunca se negaron a viajar y conocer, pero no tengo noticia de sus artículos, científicos o no, acerca de su experiencia.

    En privado oía comentarios del estilo: qué personas tan raras, económicamente les va bien, te tratan de maravilla, algo deben ocultar, tienen un aparato que sirve para santificarse que cuesta tres millones de pesetas y una sarta de estupideces poco creíbles para cualquier mente madura.

    Mi historia real con la Congregación de Cienciología comienza a finales del mes de marzo, cuando fui amablemente invitado como experto en cuestiones de derecho de libertad religiosa de confesiones religiosas en el derecho español, para que comentase una sentencia del Tribunal de Estrasburgo que amparaba y daba la razón a la Cienciología sobre una cuestión registral como ente religioso en Rusia. Fue el momento en que con toda sinceridad les dije que soy católico y que respeto y exijo respeto para el derecho de libertad religiosa, porque así me lo enseñó el Vaticano II en su declaración Dignitatis Humanae, en la que proclamaba solemnemente que el derecho de libertad religiosa, sin olvidar el deber de la persona a buscar la verdad del sentido de la vida y la verdadera religión, como derecho natural humano, debía ser reconocido en el Derecho de los ordenamientos.

    Tristemente media humanidad, unos tres mil millones no gozan de este derecho (China, Islam con diferentes identidades según los Estados y hasta hace poco el muro soviético). Si es verdad que en el orden existencial el derecho más primario es la vida (pues sin ese derecho no hay otros o podríamos decir que se tendría el estatuto jurídico del cadáver), en orden esencial las libertades, religiosa, de pensamiento y de conciencia son más importantes. La vida queda muy devaluada en una cárcel o en un campo de concentración, donde no puedes rezar, hablar con libertad, decidir, etc.

    Fui muy claro con los dos dirigentes de la Congregación. Les conté todas mis dudas acerca de si son una religión: el tema del Ser Supremo, el por qué de la cruz cuando parece que no creen en un salvador externo, auxilios divinos, salvación, ministro de culto, situación de la mujer, matrimonio, cuerpo de doctrina moral, etc. También les conté el conjunto de cuestiones increíbles que les rodeaban: blanqueo de capital, extorsión, control, instrumentos caros para el aprendizaje de la religión, compensación de favores, y un largo etcétera acerca de su supuesto secretismo, opacidad, problemas con la justicia, doctrinas raras entre otras cosas. Sin embargo, fui informado detalladamente, pude acceder a sus libros litúrgicos, sus Estatutos que los pude sacar de la sede de su templo en Madrid (recuerdo que para un trabajo similar con una comunidad de religiosas católicas, me dieron un horario para consultar los estatutos), no me quitaron la cartera y me sentí bien tratado, respetado, cosa poco normal, hacia alguien que va haciendo preguntas íntimas a entidades eclesiásticas, católicas o no.

    Hasta ahí, mi toma de contacto para una posible investigación. Ahora viene el revés de la trama, desde que he hablado de esta visita al templo he recibido los siguientes mensajes: un abogado de cierto prestigio me dice que teme por mi, que pueden investigar mi vida privada, extorsionarme, ser comprado por dinero (un tanto contradictorio con la extorsión); un antiguo miembro del Ministerio de Justicia me dice que son lo más peligroso del mundo ¡sin más razón ni prueba alguna!; una secretaria de un grupo del Congreso me miró despectivamente al verme con algún material facilitado por la Congregación; un amigo me dijo que cómo un católico podía entrar en contacto con semejante gente. En fin todo esto me ha hecho interesarme a fondo por la Congregación de Cienciología, precisamente como reacción al cúmulo de asuntos contradictorios y falsos que me han contado. Es verdad que soy católico y no pienso poner en peligro mi fé pero también es verdad que soy un jurista experto en temas de libertad religiosa y confesiones y soy amante de la libertad, odio la murmuración y el chismorreo y me gusta escuchar a las dos partes, cuanto más en un tema de mi especialidad. No me han hecho oferta de ningún dinero, tampoco lo quiero y lo único que sugirieron era que participase en su reunión mundial en Inglaterra como observador externo.

    Estoy enfrascado en toda la documentación recibida, dictámenes, libros, vida del fundador, pero podría concluir de entrada algunas cuestiones:

    1) Cienciología es una religión moderna, urbanita, especialmente dirigida al hombre y la mujer que agobiados por la vida moderna entrenan sus facultades mentales y volitivas en el auto-conocimiento y la comprensión del mundo que les rodea. Tiene éxito porque sus mensajes son muy sencillos y claros, y con un poco de constancia se observan cambios sustanciales: calma, paz, huir de lo negativo buscando lo positivo, moral cívica intensa pero sometida a lo que nos ha sido dado como personas, varón y mujer.

    2) Su código moral incluye cuestiones muy modernas: cuidado de la salud, medio ambiente, presentarse adecuadamente en el vestir, el aseo, moderación en la comida y bebida sin prohibiciones expresas, no a las drogas, sentido de fidelidad en la pareja hetero, no ser promiscuo, amar a los niños, respetar a los padres, no robar, no mentir, no asesinar, no al aborto, respeto de la naturaleza, ser un buen ciudadano que cumple las leyes aunque sabe que hay leyes que pueden ser injustas.

    3) Creen en Dios o el Ser Supremo, tienen ministros de culto y un sistema ascético en el ejercicio de potenciales del espíritu, el comportamiento humano y la voluntad.

    4) Su templo en Madrid es absolutamente transparente (literalmente todo ventanas), con dos entradas y dos salidas. No piden nada para entrar. Tienen un templo, servicios religiosos, asesoramiento espiritual, programas sociales contra la droga y para el tercer mundo.

    Evidentemente es una religión, para mí lo es pues cumple todos los requisitos y lo dicen expertos en religión y desde luego mucho más si el Ministerio de Justicia ha llegado a reconocer a grupos de treinta fieles, el Palmar de Troya, los Testigos de Jehová (muy problemáticos para el Estado, sangre, mili, etc) e incluso grupos “religiosos” que usan estupefacientes para ritos.

    Hasta el momento desarrollan su labor con arreglo al Derecho común como confesión no inscrita a la que asiste el derecho de libertad religiosa en su dimensión personal y colectiva. Por ultimo, me llama la atención que ante la oferta de la Congregación a entidades autonómicas o estatales para colaborar en fines sociales, no reciban la más mínima subvención aun sabiendo que los resultados en sus centros de rehabilitación son diez veces más baratos que los tratamientos de metadona y con mayor índice de éxito. ¿Por qué no colaboran con ellos?

    Veo en esta Congregación cierta impronta americana a través de su fundador, aunque aún así se integran perfectamente en las costumbres de ahí donde establecen una sede, cosa que he visto en España, donde en su inauguración contaron con la presencia de Dionisio Llamazares e incluso mucho flamenco. Para sus actos de proselitismo y de establecimiento, no piden ni quieren ninguna subvención por que se autofinancian. No puedo emitir más que conclusiones muy provisionales pero intentaré estudiar el asunto a fondo.

    Fdo. Daniel Tirapu

  5. Tomado de:
    http://www.pepe-rodriguez.com/Sectas/Casos/CC/Art_CC_CGPJ.htm

    Motivos básicos para la absolución judicial de la Iglesia de la Cienciología en España

    Tras la absolución de los cienciólogos juzgados por diversos presuntos delitos por la Audiencia Nacional de Madrid, muchos vivitantes de mi web me han solicitado mi opinión acerca de tan curioso final para un juicio que duró ¡¡¡7 meses de proceso y 17 años de instrucción!!! Pues bien, desde 1992 vengo escribiendo y repitiendo que Cienciología sería absuelta por una razón bien simple: las pruebas incriminatorias importantes se eleminaron del sumario en que se basó el juicio y la investigación del grupo se paralizó e impidió desde instancias judiciales.
    Aporté ya pruebas suficientes de lo que afirmo en la denuncia por presunta prevaricación contra el juez instructor del Juzgado Central número 2 de la Audiencia Nacional, que presenté ante la Fiscalía del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña el día 17 de marzo de 1992, pero no se abrió ninguna investigación judicial al respecto y el escándalo quedó oculto. Lo más curioso es que la Prensa española, en su conjunto, que tanto alboroto organizó cuando la policía detuvo a los cienciólogos, calló mientras se desballestó el sumario contra Cienciología en la Audiencia y miró hacia otra parte, huyendo de puntillas con descaro, cuando se percató, una vez iniciado el juicio oral, que la cosa acabaría en un ridículo espantoso.
    En Noviembre de 2000 traté de éste y otros asuntos en un curso dirigido a jueces y fiscales que se celebró en la Escuela Judicial del Consejo General del Poder Judicial, y parte de lo dicho fue publicado algo más tarde por el propio CGPJ en un artículo dónde se resume muy brevemente mi opinión al respecto. El lector podrá juzgar por sí mismo.

    ——————————————————————————–

    Fragmento del artículo “La Justicia ante el fenómeno de las sectas”, de Pepe Rodríguez, publicado en la obra Sociología de grupos pequeños: sectas y tribus urbanas, pp. 325-383, editada por el Consejo General del Poder Judicial, Madrid, 2001.

    (…) En 1987 se llevó a cabo la intervención judicial contra la Iglesia de la Cienciología, un asunto todavía no juzgado. Tras una más que excelente investigación policial y judicial, comenzaron una serie de problemas graves (1) que llevaron al magistrado responsable de la primera acción judicial importante contra este grupo en España a tener que abandonar la instrucción del caso y, tal como ya habían aventurado los responsables de la defensa de la secta en su día (existen grabaciones de conversaciones telefónicas en las propias diligencias (2)), el que llegó a ser el documentado y extenso sumario 16/91 del Juzgado Central de Instrucción número 2 de la Audiencia Nacional, acabó en un sobreseimiento provisional “por el posible delito de estafa”.
    El titular del Juzgado Central número 2 ordenó el sobreseimiento provisional en referencia al delito de estafa (3), basándose en la peculiar situación procesal a la que había llegado el sumario (4) y adoptando el criterio del Ministerio Fiscal, en cuyo escrito solicitaba el sobreseimiento tras una argumentación digna de tenerse en cuenta. Tras afirmar que de lo actuado en el sumario se deduce: “a) el engaño, integrado por las promesas de obtener unos resultados que van desde la curación de la adicción a las sustancias tóxicas, hasta llegar a conseguir el dominio de las enfermedades (…); b) el error que en ciertas personas ha generado ese engaño; y c) el desplazamiento patrimonial realizado en favor de la secta, con el consiguiente perjuicio patrimonial puesto que, en la mayoría de los casos, aunque no en todos, quienes se someten a esos tratamientos no sólo no logran el resultado que desean, sino incluso han sufrido lesiones(…)”. Y prosigue: “Sin embargo, además de esos elementos objetivos que integran el delito de estafa, exige este tipo penal, un elemento subjetivo, el ánimo de lucro. Como adelantábamos en el escrito de 20.10.89, de las diligencias que, hasta aquel momento, se habían practicado, ni tan siquiera indiciariamente, podía afirmarse la existencia de este elemento. Y casábamos tal afirmación en que los dirigentes de la secta, convencidos de la ideología que predican, son los primeros en realizar esos cursos por los que pagan elevadas sumas de dinero. Tampoco pudo acreditarse, a través de la intervención de las cuentas bancarias, un incremento en el patrimonio de los directivos de la secta (…) Por lo expuesto se interesa el sobreseimiento (…) al no ser los hechos constitutivos de un delito de estafa” (5).
    Dado que el autor de este artículo es más bien lego en Derecho, debe limitarse al modesto sentido común para preguntarse en voz alta: ¿no hay delito ni ánimo de lucro en unos hechos que se declaran probadamente engañosos y lesivos y que “desplazaron” un patrimonio documentado de más de 650 millones de pesetas, teniendo sólo en cuenta los centros madrileños del grupo? ¿Significa, la docta argumentación del Ministerio Fiscal, que, si quien suscribe y algunos amiguetes, engañamos y lesionamos a muchos, pero tenemos la precaución de ingresar el patrimonio “desplazado” en la cuenta corriente de tía Enriqueta -ajena, ella, la pobre, a estos menesteres-, cuando seamos detenidos no podremos ser juzgados por estafa, dada la pertinaz ausencia de efectivo en nuestras cuentas personales? Menos mal que los roldanes y tantos otros no saben lo fácil que es “desplazar” patrimonios sin ánimo de lucro en este país.
    Dado que Cienciología ha sido condenada por estafa en muchísimos países -España marca la diferencia-, que la figura del testaferro no le es ajena a esta secta, y que el trasvase de centenares de millones de pesetas a cuentas del grupo en otros países, por diferentes conductos bien documentados -lo estaban en el sumario y siguen estándolo en mi archivo-, ¿sería un despropósito pensar que, aunque los inculpados no fuesen los presuntos estafadores, sí pudieran ser considerados, al menos, instrumento necesario para posibilitar la comisión de tal delito y encubridores de terceros presuntamente no identificados? En este caso, el delito de estafa persistiría y debería ser juzgado.
    El presunto delito de estafa era lo único importante en el sumario contra Cienciología y a ese frente dedicó ésta gran parte de sus recursos. Tras el primer escrito del Ministerio Fiscal, de noviembre de 1989, donde se defiende la tesis ya citada (6), comenzó el goteo imparable de escritos de víctimas renunciando a ejercer las acciones penales y civiles a que tuviesen derecho porque “la reclamación al día de la fecha ha sido resuelta satisfactoriamente por los denunciados mediante el pago de la cantidad por mi reclamada”…; entre principios de 1990 y abril de 1991 desistieron todos los denunciantes personados (aunque no así todas las víctimas identificadas), en mayo lo hizo el mismísimo Ministerio Fiscal. De repente, técnicamente al menos, ya no había estafa porque nadie acusaba de este delito.
    Resulta meritoria la perspicacia de los letrados de la secta, que recomendaron a sus clientes pagar una elevada cantidad de dinero, para resarcir más que generosamente a las víctimas, cuando sabían que, de todos modos, un delito de estafa es perseguible de oficio aunque se haya reparado la responsabilidad civil y que, en cualquier caso, los pagos efectuados no deberían haberse hecho efectivos hasta después de una condena en firme, que podía ser muy lejana y previsiblemente por un monto inferior. ¿Hubo algún vidente, quizá? ¿un ataque de honradez de Cienciología? Hasta la fecha, en ningún otro juzgado del mundo se ha dado nada parecido.
    Probablemente encontraremos pocos sumarios como éste, excelentemente trabajado policial y judicialmente en su fase de investigación previa, sobradamente documentado… y asombrosamente desballestado. Quienes trabajaron en la investigación, y quienes la conocemos al detalle, no hemos podido olvidar el regusto amargo que dejan decisiones judiciales como, por ejemplo, el hecho de “no considerarse útil y pertinente para el esclarecimiento de los hechos que se investigan” el testimonio, ofrecido voluntariamente, de dos importantes ex altos cargos de Cienciología -uno organizó la compleja trama financiera de la secta en Europa, la otra fue presidenta de su entidad principal en España durante una época especialmente tormentosa- que, de haber podido declarar, estaban dispuestos a aportar testimonios y pruebas de gran valor (7). Quizá podríamos entrar a discutir un montón de tecnicismos jurídicos a propósito de este caso, ya que no se trata de colocar en la picota a ninguno de sus actores, pero probablemente haríamos mejor en preguntarnos qué cosas fallan gravemente en un sistema capaz de arropar la impunidad con gestos de legalidad.

    (c) Rodríguez, P. (2001). La Justicia ante el fenómeno de las sectas. En Canteras, A. y otros (2001). Sociología de grupos pequeños: sectas y tribus urbanas. Madrid: Consejo General del Poder Judicial, pp. 325-383 (el fragmento citado aparece en las pp. 370-374).

    ——————————————————————————–

    (1) Problemas que, aunque conocemos con mucho detalle y podríamos exponer con lujo de pruebas documentales, nos llevarían a reflexiones demasiado alejadas de nuestro propósito. Baste apuntar, como indicio de las tensiones que se vivieron, que la Junta de Jueces de Instrucción de Madrid, en su reunión del día 22 de febrero de 1989, dedicada íntegramente a los problemas que tenía en ese momento el instructor de las diligencias penales contra Cienciología, acordó en su punto cuarto: “Recabar del Consejo General del Poder Judicial que remueva los obstáculos que a través de su misma institución se están colocando a la actuación independiente e imparcial de este Magistrado”.
    (2) Resulta muy instructivo, por ejemplo, escuchar la cinta 42, del día 30 de enero de 1989, en la que responsables de la defensa de la secta hablan de su intención de mantener una “comida o cita o reuniones con el Presidente de la Audiencia Nacional y el Presidente de la Sala de lo Penal (del mismo órgano jurisdiccional)”, o la declaración de Fernando Muniesa Peña, jefe de la campaña de relaciones públicas emprendida por la secta para “controlar” los efectos de la acción judicial, efectuada ante el Juzgado número 21 el día 11 de abril de 1989, o el resto de documentos relacionados con la estrategia de “defensa” de Cienciología que, al menos en su día, formaron parte del sumario inicial.
    (3) Cfr. Auto del magistrado Ismael Moreno Chamarro, de fecha 4 de noviembre de 1991, por el que “se acuerda el sobreseimiento provisional (artículo 641.1º de la Ley de Enjuiciamiento Criminal) de esta causa por el posible delito de estafa. Remítanse al Juzgado de Instrucción núm. 21 de Madrid los testimonios necesarios para que resuelva lo procedente respecto a los delitos de “coacciones y amenazas”, “calumnias e injurias”, “lesiones” y “daños” (…)”.
    (4) En el tercer razonamiento jurídico del Auto recién citado afirma que “El Ministerio Fiscal, interesa el sobreseimiento provisional respecto a este delito y el acusador particular no formula acusación por esta figura delictiva, aunque sí de otras (…)”. Este detalle resulta capital, tanto para valorar la reflexión que realizaremos sobre la calificación del Ministerio Fiscal, como por el hecho de que la larga lista de presuntos estafados desistió de su acción penal -muchos de ellos mediante documentos que llevan el sello del procurador de los acusados y usando el mismo texto- tras llegar a un acuerdo económico con Cienciología.
    (5) Escrito dirigido al Juzgado Central de Instrucción nº 2, Procedimiento abreviado nº 16/91, firmado por la fiscal Mª Dolores Márquez de Prado en fecha 31-5-91.
    (6) Escrito que, salvo error u omisión, está fechado el 21-11-1989 (al menos en la copia del sumario que obra en mi poder) y no el 20-10-1989, tal como apostilla la fiscal en su segundo escrito de 31-5-1991.
    (7) Cfr. Auto de fecha 23-9-1991 del titular del Juzgado Central de Instrucción nº 2, Procedimiento 16/91.

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s